Feb 15, 2011

Traiga su ajeno ambiente

Traiga su ajeno ambiente: Cada participante llevará un walkman (discman o cualquier reproductor portátil y personal) y su canción favorita. Intercambiarán canciones y harán un texto con el ambiente que otorgue la canción.
Ok, no tengo compañeros participantes. Así que le pondremos random al iTunes y a ver qué rola nos saca. Si soy fans del random :P

Cancion: Connected
La canta: Ayumi Hamsaki
Escuchala: En youtube
Letra: (Directo a la historia)

mikakete mitsukete misadamete iru
mitsumete midarete mitasarete iru demo
miagete mikakete mikurabete iru hora
mikubiru mitoreru mihanasarete'ru
sou bokura wa arayuru subete no basho de tsunagatte iru kara
kono kotoba ni tsuite kangaeru kimi to datte mou sude ni
aa bokura ga itsu ka eien no nemuri ni tsuku koro made ni
totteoki no kotoba o hatashite ikutsu kawaseru no darou?
mikakete mitsukete misadamete iru
mitsumete mitorete mitasarete iru demo
miagete mikakete mikurabete iru hora
mikubiru mitoreru mihanasarete'ru
sou bokura wa arayuru subete no basho de tsunagatte iru kara
kono kotoba ni tsuite kangaeru kimi to datte mou sude ni

Veo, encuentro, me aseguro.
Miro, me fascina, estoy satisfecha, pero
Subo la mirada, veo, comparo.
Lo desprecio, me alejo, me abandonó.
Estamos conectados en todos los lugares, así que
cuando pienso en esta palabra, tu ya la sabes.
Ah, para cuando soñemos el sueño profundo,
cuantas preciosas palabras habremos intercambiado?
Veo, encuentro, me aseguro.
Miro, me fascina, estoy satisfecha, pero
Subo la mirada, veo, comparo.
Lo desprecio, me alejo, me abandonó.
Estamos conectados en todos los lugares, así que
cuando pienso en esta palabra, tu ya la sabes.

El video está bien loco… jiiji. Pero bueno. Si pueden escuchar la rola mientras lo leen, creo que sería padre. Y aquí vamos!!


Acabamos de llegar. El lugar esta a reventar, yo no quería venir, pero ellas insistieron. Siempre insisten y la verdad me han acompañado a tantos lugares locos que ya era tiempo de decirles que sí. Me monte en mis tacones más altos, me arregle el pelo y me puse mi vestido negro que casi nunca sale del closet. Sentía algo raro, se aceleraba mi corazón al ritmo de la música. No importaba que hiciera sentía que me seguían. Levante la mirada y entre la multitud, estaban esos ojos color miel, viéndome. Siguiendo mis pasos y los de mis amigas. Si, seguía los pasos de todas. Decidimos bailar un rato, y yo seguía sintiendo aquella mirada, aquellos ojos siguiéndome. ¿Acaso será a mí a la que ve? No, que va a ser. Para nada, no soy yo. Pero si de pura casualidad me está viendo a mi pues que se entretenga. Para eso es este vestido y estos tacones. Vamos a bailar como si no hubiera nadie alrededor. Por un momento se desapareció la sensación, y me sentí libre. Mi sonrisa salió sola, y me movía al ritmo de la música, pero de nuevo sentí la necesidad de ver los ojos color miel que me habían seguido hasta ahí. Me asombre al voltear y verlo al lado mío. Me miraba y lo miraba. Deje de moverme. Deje de respirar. Nuestras miradas estaban conectadas y de alguna manera entendía lo que él me quería decir. Y entonces seguimos bailando los dos. De nuevo, se perdió el resto del mundo, no había nadie más que las luces y la música, y pude respirar otra vez. De vez en cuando cuándo nuestras miradas se cruzaban, conversábamos. Me pedía permiso para poner su mano en mi cintura. Le decía que iba a pasar mi mano por su brazo. Me decía que me iba a tocar el pelo, le decía que se acercara un poco más, me pedía que lo viera más tiempo, le decía que iba a acomodar mi brazo en su hombro. Cada contacto nos hacia entender que estábamos conectados más que con la mirada, cuando pasó su mano por mi espalda y yo la mía por su cuello se sentía la electricidad. Nos acercamos demasiado, ya nos costaba mantener el ritmo, me tomo de la mano y me hizo girar. Luego me soltó. En nuestra conversación sin palabras le reclame el haberme soltado, y se acerco de nuevo. Su mano toco mi mejilla y bajo con una caricia hasta mi mentón, ajustando mí cara para que viera sin distracciones esos ojos color miel, para entonces ya sabía que estaba perdida. Se acerco lentamente y fue cuando algo me recordó que acababa de llegar a ese lugar, que lo acababa de conocer, que aunque fuera hermoso no sabía nada de él, que mis amigas seguro me veían con la boca abierta y entonces voltee mi cara para recibir el beso en la mejilla. Después lo mire, y le guiñe un ojo, lo tome de la mano, mirando de reojo a mis compañeras, les sonreí, y al ritmo de la música caminamos un poco para perdernos entre la gente y seguir bailando.

Zaaaaaaaaz. Se les agradecen los comentarios!!